Obama coincide con el Papa en la urgencia de frenar el cambio climático

papafrancisco_y_obama.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, presentó su plan para reducir los gases de efecto invernadero, con la advertencia de que el cambio climático es “la mayor amenaza de las futuras generaciones”.  Citando al Papa Francisco, dijo que la lucha contra este problema global es “una obligación moral”.

Al presentar su plan, Obama manifestó que “el cambio climático ya no es solamente sobre el futuro que predecimos para nuestros hijos y nietos. Es sobre la realidad que estamos viviendo cada día, ahora mismo”.

La noticia fue celebrada por el diario del Vaticano, L’Osservatore Romano, quien destacó en su portada la determinación del presidente norteamericano para lanzar el nuevo plan “en vista de la gran cumbre de la ONU (sobre medio ambiente) que se realizará en diciembre en Paris”. Precisamente, el Papa Francisco tiene cifradas grandes esperanzas en que esa cumbre arroje importantes acuerdos, señala la nota.

“La defensa del ambiente ha sido uno de los puntos fuertes de la acción de la administración norteamericana en estos últimos años, pero el camino de las reformas no será fácil, con desafíos legales de parte de las grandes empresas, y políticos de parte de los republicanos que controlan el Congreso”, sostiene el rotativo vaticano. Y agrega que “Obama corre el riesgo de perder el capital político acumulado hasta aquí”.

El periódico del Vaticano, afirma que el plan de Obama conlleva “medidas que podrían llevar al cierre de centenares de centrales eléctricas a carbón y, al mismo tiempo, crear un fuerte aumento de la producción de energía limpia, a través de fuentes renovables como plantas eólicas o solares”.

El plan ecológico de Obama, presentado durante un acto en la Casa Blanca, representa un giro de 180° en la política de Estados Unidos, una de las pocas naciones del mundo que no adhirió al Procolo de Kyoto; el acuerdo climático mundial alcanzado a fines de los 90 contra los gases invernadero.

Esto ocurre después de publicarse Laudato Si, la encíclica papal que critica duramente a las cumbres políticas ambientales y a un poco más de un mes de la llegada del Papa a los Estados Unidos, previo paso por Cuba, una visita que despierta especial interés.

El denominado “Plan de Energía Limpia” fue adelantado hace un año por la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, por sus siglas en inglés) y, tras un periodo abierto a comentarios públicos, su versión definitiva plantea que Estados Unidos reduzca para 2030 en un 32% las emisiones de carbono de las centrales termoeléctricas respecto a los niveles de 2005.

La meta inicial era de una reducción del 30%, y el plazo hasta 2022, para someterse a las nuevas directrices de la EPA.

En su discurso, Obama recordó que de esas plantas termoeléctricas procede “aproximadamente un tercio” de la contaminación total por carbono del país y remarcó que su plan es “el paso más importante” tomado jamás en Estados Unidos para combatir el cambio climático. El gobierno federal dará a los estados “tiempo y flexibilidad” para cumplir con las nuevas normas.

“Solamente tenemos un hogar, un planeta. No hay un plan B”, urgió Obama al admitir que ningún país puede hacer por sí solo lo suficiente para frenar el calentamiento global.

“No quiero que mis nietos no puedan nadar en Hawai o escalar una montaña y ver un glaciar porque no hicimos nada al respecto. No quiero que las vidas de millones de personas se vean afectadas y que este mundo sea más peligroso porque no hicimos nada. Eso sería vergonzoso”, enfatizó.

El “Plan de Energía Limpia” complementa el objetivo general con el que Estados Unidos se ha comprometido ante la ONU con miras a la conferencia global sobre cambio climático que se celebrará en diciembre en París. Esa meta, formalizada en marzo, consiste en que Estados Unidos reducirá para 2025 sus emisiones de efecto invernadero, en total, no sólo las procedentes de centrales termoeléctricas, entre un 26% y un 28% respecto a los niveles de 2005.

Como dejó claro el papa Francisco en su encíclica sobre el cambio climático, la lucha contra este problema global es “una obligación moral”, afirmó Obama.

fuente: OCLAC