Yasunidos y CNE en búsqueda del diálogo

Para hoy está previsto que representantes de Yasunidos se reúnan con autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE), con la finalidad de analizar los contratiempos que se han dado en la verificación de firmas que presentó el colectivo para que se convoque a consulta popular sobre la explotación petrolera en el Yasuní.

Esperanza Martínez, presidenta de Acción Ecológica, manifestó que la intención es revisar todo lo actuado hasta el momento, conversar sobre las disconformidades, armar un nuevo cronograma y, una vez que se llegue a un acuerdo, registrar a sus veedores.

Según Martínez, el compromiso de palabra de reunirse venía acompañado del ofrecimiento de parar ayer mismo el proceso de verificación de rúbricas hasta conformar la comisión especial que analice aspectos como las copias de las cédulas de los recolectores de firmas y los formatos de los formularios, temas en los que hay discrepancias con el organismo electoral.

Un funcionario de Comunicación Social confirmó que la reunión está programada y será con Paúl Salazar, vicepresidente del CNE, pero aclaró que la verificación de firmas se mantendrá hasta conocer los resultados de la cita de hoy.

Ayer por la tarde en el centro de mando del CNE concluía la verificación física de los formularios presentados por el colectivo y estaba previsto que inicie la etapa de escaneo de los que pasaron ese filtro.

Una tensa espera

El sábado Salazar manifestó que los Yasunidos podían solicitar la acreditación como observadores del proceso de verificación de firmas, presentando la debida petición y que el organismo estaba dispuesto a dar las capacitaciones, siempre y cuando el colectivo las solicite y tenga una actitud seria y responsable.

Atendiendo ese pronunciamiento, unos 25 jóvenes de esa agrupación acudieron ayer al centro de mando con el propósito de verificar cómo se desarrollaba el proceso. Su intención era constatar en qué fase se encontraban sus formularios sin que eso significara que dieran su aval.

Los jóvenes acudieron al sitio, pero se encontraron con César Montenegro, del CNE, quien les manifestó que no podían ingresar, ya que no habían recibido capacitación y, en consecuencia, no estaban acreditados. También les explicó que la petición de capacitación debían presentarla en la sede del organismo.

La discusiones entre Yasunidos y funcionarios del CNE se dieron bajo la atenta mirada de los militares que custodian el sitio. Así pasaron cerca de tres horas hasta que, desde el centro de mando, se emitió la orden de dejar pasar a seis representantes de Yasunidos.

Cuando todo parecía solucionado, los Yasunidos se negaron a ingresar, ya que les dijeron que no podían llevar consigo cámaras, filmadoras o celulares para registrar la visita. “Si ellos nos filman a nosotros, por qué nosotros no podemos filmarlos a ellos”, fue el justificativo de los jóvenes. La espera se prolongó hasta las 13:30, cuando surgió el planteamiento para que ambas partes se reunan hoy.