Quejas de sindicalistas ecuatorianos van al seno de la OIT

La Comisión de Aplicación de Normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que se reúne en Ginebra (Suiza) hasta el 12 de junio, analizará mañana quejas presentadas por organizaciones gremiales y sindicales ecuatorianas sobre lo que consideran violaciones por parte del Gobierno a los derechos laborales a través de instrumentos jurídicos.

Alberto Narváez, secretario ejecutivo de la Federación Médica Ecuatoriana, manifestó que desde hace seis años han denunciado aspectos como despidos bajo la figura de compra de renuncias voluntarias, la restricción del derecho a la huelga, el irrespeto a la contratación colectiva, entre otros temas, que no solo afectan a los sindicatos sino a los gremios. “Por ejemplo, con el decreto 16 se vulnera el derecho a la asociación”, dijo Narváez, quien, además, es vocero de la Internacional de Servicios Públicos.

A pesar de que las quejas se presentaron desde 2008, es en la reunión de la OIT de este año que los sindicatos lograron que se revise el tema ecuatoriano dentro de los 25 casos de ‘extrema gravedad’ presentados alrededor del mundo.

“Hemos logrado que se reconozca lo que hemos venido planteando desde hace mucho tiempo: que aquí en Ecuador hay una violación sistemática de derechos de los trabajadores, que el Gobierno no toma en cuenta las reivindicaciones laborales”, dijo.

Entre las organizaciones reclamantes constan la Unión Nacional de Educadores (UNE), la Federación Médica Ecuatoriana, la Internacional de Servicios Públicos, la Unión Sindical del Sector Público y el Frente Unitario de Trabajadores.

Diego Cano, de la Unión Sindical, opinó que la política laboral actual atenta contra la estabilidad y que cuando salen a defender sus derechos corren el riesgo de que se “criminalice” la protesta. “Lamentablemente, no se puede acudir ni a jueces ni a la Corte Constitucional”, dijo. El tema que se analizará será el Convenio 98 de la OIT, sobre el derecho de sindicalización y contratación colectiva.

El sindicalista argumentó que estos derechos han sido vulnerados con normativas como la Ley Orgánica de Empresas Públicas, la de Servicio Público y la expedición de acuerdos laborales, decretos ejecutivos y una acción sistemática para dividir al movimiento sindical. Además, el tema se da en medio del debate del nuevo Código Laboral.

“Cuando inició este Gobierno, había cinco centrales sindicales que se ‘disputaban’ 200.000 afiliados. Se han conformado tres adicionales. Es decir, lo que ha hecho el Gobierno no es fomentar el derecho a la organización sino atomizarla, dispersarla y debilitarla”, aseguró Cano.

Los dirigentes sindicalistas confían en que una misión de la OIT visite próximamente Ecuador para verificar las denuncias presentadas. (HCR)

Preparan movilizaciones

° Para el 17 de julio está previsto que las organizaciones sindicales se movilicen a escala nacional en contra de la propuesta del Código de Relaciones Laborales que prepara el Gobierno para enviarlo a la Asamblea.

Eso decidieron las bases durante la Convención Nacional del Frente Unitario de Trabajadores que se cumplió en Quito, el pasado sábado. Nelson Erazo, presidente del Frente Popular y dirigente de la Unión General de Trabajadores, manifestó que las movilizaciones se cumplirán de acuerdo con la realidad de cada ciudad.

Para Erazo, la iniciativa del Gobierno es atentatoria contra los trabajadores. “La propuesta afecta el derecho a la organización, a la contratación colectiva, a la estabilidad laboral, precariza las condiciones de trabajo”, dijo. Añadió que esto no significa una paralización de las actividades, ya que cada ciudad deberá coordinar la medida cuadrando horarios entre el sector público y el privado.