7.883 animales rescatados del tráfico ilegal en 10 años

En 10 años, entre 2003 y 2013 (aunque no hay datos de 2010), el Ministerio del Ambiente rescató 7.883 animales que estaban siendo víctimas de tráfico ilegal.

De acuerdo con el reporte de la Unidad de Vida Silvestre, la mayor cantidad de animales son reptiles, seguidos por mamíferos y aves (ver gráfico).

El tráfico de vida silvestre constituye la segunda amenaza para la fauna en el mundo, después de la destrucción de su hábitat, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés).

Este delito se produce cuando una persona comercia ilegalmente un animal, que puede ser destinado para alimento, ropa o cautiverio.

En el informe ‘Situación actual del tráfico de la vida silvestre’, realizado por la Dirección Nacional de Biodiversidad, en 2008, el tráfico ilegal constaba como “una de las amenazas que ejerce una fuerte presión sobre la biodiversidad ecuatoriana”. Esto provoca un impacto en los ecosistemas donde se evidencia esa actividad.

El director de la Fundación Zoológica del Ecuador, Juan Manuel Carrión, insiste en que es un problema que está vigente en el país y que no se ha detenido.

Por esto, en el Código Integral Penal, que fue aprobado en febrero de este año, se incluye el delito contra la flora y la fauna silvestres. La persona que trafique o comercialice especies amenazadas, en peligro de extinción y migratorias, será sancionada con prisión de uno a tres años (artículo 247).
Situación

El país, en su territorio de 256,370 kilómetros cuadrados, alberga a 382 especies de mamíferos, más de 1.616 de aves, 466 de anfibios, 422 de reptiles y más de 1.340 de peces.

El informe del Ministerio señala que 182 especies de vertebrados (sin incluir peces) están catalogados como vulnerables, 118 en peligro y 68 en peligro crítico. Una de las amenazas es el tráfico ilegal.

Los animales que son traficados, en su mayor parte, sufren de traumas físicos y sicológicos. Carrión, en base a su experiencia, indicó que la mayoría muere porque: no se adapta al cautiverio, es destinado para consumo o vestimenta y padece enfermedades. Como ejemplo, señaló que de 10 loros que son capturados, apenas uno vive.

En un reporte del Zoológico de Guayllabamba, en Quito, consta que “cerca del 75% de animales muere o queda lesionado de por vida debido a las malas condiciones en que es encontrado”. (AGO)

Baja reinserción

° Menos del 2% de estos animales puede ser reinsertado a su hábitat, debido a las condiciones del animal, indicó el director de la Fundación Zoológica del Ecuador, Juan Manuel Carrión. Así también lo confirmó la técnica de la Unidad del Vida Silvestre del Ministerio, Karen Noboa, quien insistió en que un porcentaje reducido puede ser devuelto a su ecosistema natural.

Para esto se realiza un análisis de cada individuo. El 11 de junio de 2013, un mono machín (Cebus albifrons) fue rescatado en Guaranda, Bolívar, después de un operativo de vida silvestre que se efectuó al recibir una denuncia telefónica.

El individuo fue trasladado al centro de rescate El Paseo de los Monos, en Puyo, Pastaza. Antes de conocer si podía ser reinsertado, pasó en cuarentena, según un boletín del Ministerio.

Esos primates son cazados desde pequeños para tenerlos como mascotas, para utilizar su piel en artesanías y para consumir su carne.

Debido a que la mayoría no puede retornar a su hábitat, los centros de rescate y zoológicos están al borde de su capacidad, informó Carrión. Por lo que, considera necesaria la creación de un “gran centro de rescate” en el país.